SALDU MUSCULAR Y SALUD EMOCIONAL

Desde hace unos años que se empieza a observar el músculo como un órgano endocrino, y cada vez más van saliendo a la luz las diferentes relaciones que el músculo tiene con los distintos tejidos.

Igualmente, desde siempre se nos ha inculcado que realizar ejercicio físico es bueno para la salud emocional y para combatir situaciones estresantes.

De esta forma en este artículo quiero centrarme en exponer la interacción existente entre el músculo y el cerebro, para poder comprender mediante qué mecanismos la práctica de actividad física y tener un buena salud muscular promueve una mejor salud emocional y cognitiva.

Para ello me basaré en lo que aporta la revisión publicada por la revista Nature en 2019 “Physical activity and muscle–braincrosstalk”.

CONTEXTUALIZANDO EL EJERCICIO FÍSICO:

- Durante el entrenamiento, el músculo genera unos señalizadores (miokinas), unos se interrelacionan con otros órganos, como el tejido graso, el intestino, el hígado, el páncreas, la piel, los vasos sanguíneos y el cerebro. Otras miokinas tienen la función de regular la diferenciación, proliferación y regeneración muscular, es decir, de mantener la calidad del tejido. (Más información sobre la relación miokinas - tejido graso)

- En el caso de la comunicación con el cerebro, las miokinas favorecen la plasticidad neuronal, la creación de nuevas células neuronales (neurogénesis), mantienen la salud cognitiva y regulan la sensación de hambre-saciedad (el triángulo insulina - leptina - grelina)

- Otra vía por la que el entrenamiento produce un beneficio emocional o reducción de la neuroinflamación, sería porqué con el ejercicio, el músculo secreta unos metabolitos que afectan directamente en la expresión de ciertas hormonas y enzimas cuya función es regular la vía de la kinurenina.

ESTIMULACIÓN DE LA SECRECIÓN DE BDNF:

- El BDNF estimula el crecimiento y la diferenciación de células neuronales, la plasticidad neuronal, la función del hipocampo y la cognición.

- Tanto el ejercicio físico planificado como una simple sesión de entrenamiento estimula la secreción de BDNF.

- El BDNF no sólo es secretado en el cerebro, con la contracción muscular continuada propia del ejercicio, el músculo es capaz de secretar BDNF muscular donde contribuye a mejorar la producción de energía procedente de las grasas en el músculo.

¿MEDIANTE QUÉ MECANISMOS EL EJERCICIO ELEVA LA EXPRESIÓN DE BDNF EN EL CEREBRO?

1) CATHESPINA B:

Esta miokina es un activador de la formación de BDNF, y el entrenamiento promueve la elevación de ésta en sangre. Y se relacionan los niveles de cathespina B con la neurogénesis del hipocampo, con una buena memoria y la capacidad de aprendizaje. 

2) IRISINA:

La proteína de membrana que participa de la secreción de la miokina irisina, (la FNDC5) debe ser activada por un cofactor (PGC1-alfa). Bien, el entrenamiento, promueve la activación de este cofactor y por lo tanto aumenta la acción de la proteína de membrana (FNDC5) que interviene en la secreción de irisina. A su vez, la FNDC5 estimula la secreción de BDNF a nivel cerebral, ya que esta proteína de membrana activada a nivel del músculo es capaz de atravesar la barrera hematoencafálica.

En resumen, cuanto mayores niveles de irisina encontremos mayor secreción de BDNF cerebral y mejor neuroplasticidad.

Por lo tanto, la relación equilibrada entre miostatina - irisina es determinante, la miostatina es una miokina que suprime la capacidad del músculo de regenerarse y de mantener su calidad funcional, es decir, induce la sarcopenia y mala capacidad de captar la insulina. 

Dicho de otra forma, y buscando otro enfoque, mejorar la sensibilidad a la insulina a nivel muscular favorece la cognición, la neuroplasticidad, y salud emocional, algo muy interesante a tener en cuenta a la hora de explicar porqué el entrenamiento tiene un rol tan importante en la prevención del envejecimiento prematuro.

3) BETA – HIDROXIBUTIRATO:

Con la estimulación del uso de energía del almacén de grasa del organismo se producen los cuerpos cetónicos, y el Beta – hidroxibutirato es uno de ellos. Esto sólo pasa con la dieta cetogénica, con el ayuno controlado y con el ejercicio físico de larga duración.

Este cuerpo cetónico es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y promover la elevación de los niveles de BDNF.

Esto podría explicar porqué reducir la ventana de alimentación diaria y aumentar las horas sin ingesta calórica tiene efectos beneficiosos no únicamente en la calidad del descanso sino en marcardores inflamatorios.

4) NORADRENALINA:

Con el entrenamiento físico se eleva la producción de hormonas de estrés, entre ellas, la noradrenalina que está relacionada con el placer o el disfrute o el sentirse bien. (Desequilibrio adrenalina - noradrenalina y pensamiento negativo)

La noradrenalina parecería que estimula la secreción de BDNF, por eso el ejercicio llega a generar mejoras en la sensación del bienestar o del estado de ánimo postejercicio a partir de mejorar el equilibrio entre adrenalina y noradrenalina.

EL ENTRENAMIENTO FÍSICO EQUILIBRA LA RELACIÓN KINURENINA – ÁCIDO KINURÉNICO:

- El triptófano sabemos que sigue dos vías anabólicas, la conversión hacia serotonia y melatonina (Más información en este vídeo). Y la segunda y la mayoritaria, en casi un 95% del triptófano es utilizado en la ruta de la kinurenina para acabar generando, en condiciones ideales, por un lado el ácido kinurénico y del otro ácido nicotínico (vitamina B3).

- El ácido kinurénico es neuroprotector, mientras que la kinurenina es neurotóxica y promueve la neuroinflamación. Así, en personas con depresión es común observar niveles excesivos de kinurenina y bajos niveles de ácido kinurénico.

- El entrenamiento físico estimula la enzima (KATs) catalizadora de la conversión de la kinurenina hacia ácido kinurénico.

- En el apartado anterior comentaba que el ejercicio activa el cofactor PGC1-alfa y mediante la activación de una proteína de membrana elevaba el BDNF, bien pues este cofactor (PGC1-alfa) también interviene en aumentar la expresión de la enzima kinurenina aminotranserasa (KATs) en los músculos y así favorecer la conversión del metabolito neurotóxico hacia otro que juega un papel neuroprotector como es el ácido kinurénico.

- Por lo tanto, el entrenamiento físico ayuda a mejorar el equilibrio entre la kinurenina y el ácido kinurénico.

BIBLIOGRAFÍA:
1. Pedersen, B.K. Physical activity and muscle–brain crosstalk. Nat Rev Endocrinol 15, 383–392 (2019). https://doi.org/10.1038/s41574-019-0174-x
2. Delezie J, Handschin C. Endocrine Crosstalk Between Skeletal Muscle and the Brain. Front Neurol. 2018;9:698. Published 2018 Aug 24. doi:10.3389/fneur.2018.00698
3. Mai Charlotte Krogh Severinsen, Bente Klarlund Pedersen, Muscle–Organ Crosstalk: The Emerging Roles of Myokines, Endocrine Reviews, Volume 41, Issue 4, August 2020, Pages 594–609, https://doi.org/10.1210/endrev/bnaa016
4. N. Fernando Carrasco1, F. José Eduardo Galgani2, J. Marcela Reyes3 "Síndrome de resistencia a la insulina. estudio y manejo" REV. MED. CLIN. CONDES - 2013; 24(5) 827-837. DOI: 10.1016/S0716-8640(13)70230-X
5.  Hickie, I.B., Naismith, S.L., Robillard, R. et al. Manipulating the sleep-wake cycle and circadian rhythms to improve clinical management of major depression. BMC Med 11, 79 (2013). https://doi.org/10.1186/1741-7015-11-79
6. 7. Vázquez Cisneros, Lucía Cristina, López-Espinoza, Antonio, Martínez Moreno, Alma Gabriela, Navarro Meza, Mónica, Espinoza-Gallardo, Ana Cristina, & Zepeda Salvador, Ana Patricia. (2018). Efecto de la frecuencia y horario de alimentación sobre la termogénesis inducida por la dieta en humanos, una revisión sistemática. Nutrición Hospitalaria, 35(4), 962-970. Epub 18 de noviembre de 2019.https://dx.doi.org/10.20960/nh.1611
7. Michael T Paris,Kirsten E Bell, Marina Mourtzakis. Myokines and adipokines in sarcopenia: understanding cross-talk between skeletal muscle and adipose tissue and the role of exercise. Current Opinion in Pharmacology. 2020, 52: 61-66.

You have no rights to post comments