• EL ENTRENAMIENTO DE ALTA INTENSIDAD REDUCE LA GRASA VISCERAL

    REDUCE GRASA VISCERAL ENTRENANDO HIIT

    En mis últimos artículos he ido haciendo reflexiones sobre cómo afecta la resistencia a la insulina descontrolada durante un largo periodo de tiempo en la salud y en el devenir de patologías metabólicas.

    El exceso de grasa visceral es síntoma de que la sensibilidad a la insulina por parte de nuestras células hace tiempo que está comprometida, de hecho un perímetro de cintura superior al de la cadera es un indicador muy fiable de padecer resistencia a la insulina y la correspondiente hiperinsulinemia compensatoria.

  • LA ALIMENTACIÓN COMO ESTRESOR

    A lo largo de estos artículos sobre los efectos del estrés, he ido repitiendo que el agente estresor puede ser de carácter socio-emocional o interno y cómo éstos afectan a nuestra salud, desde engordar, a alteraciones en el sueño o a problemas cardiovasculares. Ahora es el momento de centrarnos en un aspecto que quizás no lo consideremos un posible estresor y que según como lo realicemos puede convertirse en uno de los principales agentes estresantes que podemos tener, estoy hablando de la alimentación y de aquello que comemos.

    Es posible que la mayoría de nosotros no demos mayor importancia a la alimentación, excepto en aquellos momentos en los que queremos reducir unos cuantos kilos de más, y entonces realizamos un error garrafal en el planteamiento que más adelante miraré de exponer.