Imprimir
Visto: 3304

Vitamina C 1

Recomendaciones diarias de Vitamina C:
Alrededor de 50-60 mg/día en adultos.

La vitamina C es una de las vitaminas más importantes para nuestro organismo; a parte de los beneficios que por sí sola ejerce en él, la vitamina C también ayuda a que nuestro cuerpo absorba mejor otros nutrientes que necesitamos, como puede ser el hierro.

La vitamina C se puede encontrar en casi todas las frutas y verduras, en mayor o menor cantidad. Por ello, siempre se aconseja una dieta rica en frutas y verduras, pues es la mejor fuente de conseguir las cantidades que nuestro organismo necesita de esta vitamina. La naranja y las mandarinas son las piezas de fruta que nos ofrecen mayor concentración de vitamina C.

Las personas fumadoras tienen las necesidades de vitamina C aumentadas.

Funciones de la vitamina C

Hace tiempo, se creía que la vitamina C se usaba para prevenir los resfriados y la gripe, pero estudios recientes, no han podido demostrar la eficacia de esta sobre ellos. Sin embargo, los mismos estudios han demostrado que la vitamina C se puede usar, y se usa, para prevenir muchas otras enfermedades.

Entre las enfermedades que la vitamina C previene o ayudar a tratar, según estudios hechos, son:

   Participa en reacciones de oxidación celular, por eso, es un componente antioxidante de la alimentación.

   Colabora en la formación de colágeno.

   Es necesaria para la cicatrización y la integridad celular.

   Colabora en la conversión del ácido fólico y la absorción del hierro en el intestino.

   Participa en reacciones neurológicas.

   Participa en el sistema leucocitario y previene infecciones respiratorias.

   Colabora en el correcto mantenimiento de las mucosas.

   Tratamiento y prevención de la falta de vitamina C en nuestro organismo.

   Tener una mejor absorción del hierro.

    Tratamiento para las arrugas de la piel.

   Reducción de probabilidades de tener cáncer de boca y otros tipos de cáncer.

   Tratar la baja presión arterial.

   Prevenir y mejorar los síntomas de las quemaduras del sol.

   Prevenir el avance de la osteoartritis.

   Tratamiento de las úlceras de estómago.

   Prevención de la arterioesclerosis.

   Reducir las posibilidades de tener pre-eclampsia en el embarazo.

   Mejorar los síntomas del TDAH.